Arena entre los dedos

14 Mar

Estoy observando la arena caer lentamente desde mis manos, enredándose con mis dedos, hasta que toca el suelo, donde se mezcla con más arena absolutamente idéntica. Arena. Nunca creí que echaría de menos la arena, tan pegajosa e incómoda. Antes quería escapar de esta cárcel de agua llamada Mallorca, huir de la monotonía, ser libre. Y es ahora, cuando vuelvo para pasar dos días, que entiendo lo que ven los extranjeros al pisar la isla. Me doy cuenta de la belleza de sus calles, de sus playas, de sus edificios y de su mar, al que tanto odié en su momento.

Y solo cuando te marchas un tiempo, te fijas en lo que has dejado atrás: cada detalle, cada instante esporádico, cada sonrisa de tus amigos, cada broma mala de algún familiar… y sabes que lo echarás de menos, pero te vas.

Porque, aunque Mallorca sea bonita, sigue siendo una prisión aterradora.

 

Tema propuesto por: @bonromani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: